5 Posturas para empezar en el Yoga

El Yoga puede venirte muy bien para encontrar la paz espiritual así como toda otra serie de beneficios muy interesantes para tu cuerpo. A pesar de que es una disciplina bastante sencilla de aprender, no todas sus posturas son fáciles de realizar. Nosotros te recomendamos que empieces por las más simples y que, poco a poco, vayas incrementando el nivel.
Queremos ayudarte a practicar Yoga por primera vez y por eso te hemos preparado 5 posturas con una dificultad baja-media. En cuanto las domines podrás seguir con otras más avanzadas.

La postura “Saluda al Sol”

Chico saludando al sol

Para realizar esta postura tendrás que permanecer de pie con los brazos estirados hacia el infinito. Entonces inhalarás aire y reclinarás tu espalda hacia atrás. Exhalas y te flexionas hacia un lado. Vuelves a inhalar y regresas a la posición inicial, Exhalas de nuevo y te flexionas hacia el otro lado.
Se debe de hacer 5 repeticiones pero asegurándote de que en cada cambio de postura se produzca una inhalación o una exhalación.

La postura “de árbol”

Nos ponemos de pie y colocamos las manos en nuestras caderas (como si fuéramos un árbol). Será entonces cuando subiremos un pie y lo pondremos justamente a la misma altura que nuestro mismo. Entonces estiramos los brazos en nuestra cabeza. Inhalamos y exhalamos hasta 5 veces para luego proceder a realizar la misma acción solo que esta vez cambiando de pierna.

“Flexión interna orientada hacia adelante”

Esta postura es muy recomendada para todas aquellas personas que nunca antes han hecho Yoga o que tienen una vida poco activa. Lo primero que harás es ponerte de pie y flexionar tu torso sin llegar a doblar tus rodillas. Consigue que tus manos toquen los tobillos… eso si, asegúrate de que el pecho quede a la altura de las mismas.

En ese momento intenta relajarte dejando el cuello y cabeza colgados. Entonces inhala y exhala durante 10 veces.
Es una buena postura para conseguir que la sangre pueda fluir de una forma ágil hacia el cerebro. Además, también es muy buena para pensar.

La asana “Vaca-Gato”

Chica haciendo yoga

Nos ponemos como si estuviéramos gateando (como si fuéramos un gato o una vaca). Estiramos la cabeza, el torso y el coxis. Inhala y luego suelta el aliento mientras mueves la columna.
Para conseguir todos los beneficios de esta postura se recomienda hacer repeticiones de un par de minutos.

La postura “Perro hacia abajo”

Y terminamos con esta peculiar postura. El primer paso para realizarla será colocarnos de pie con la espalda completamente recta. Será entonces cuando empecemos a flexionar nuestro torso con el objetivo de que nuestras manos lleguen a tocar el suelo (la idea es conseguir hacer la forma de una V inversa.
Entonces habrá llegado el momento de respirar de forma profunda durante 5 veces con los ojos cerrados.

Ahora ya conoces 5 posturas que te ayudarán a iniciarte en este mundo y a seguir progresando.